26 Septiembre, 2016 Eduardo Manglanos

STRANGER THINGS (COSAS RARUNAS)

Lo primero que a un servidor le viene a la cabeza después de ver la serie Stranger Things (que si aún no has visto, ¡te recomiendo ver ya!) es ¿para cuándo la segunda temporada?
Una vez saciada la curiosidad primigenia (vamos a tener que esperar un año para la segunda temporada), uno empieza a desgranar la serie y buscarle “similitudes” con la realidad. Dado que la serie es pura ciencia ficción parece una tarea bastante difícil, pero… ¡un momento! ¿Acaso la realidad no parece en muchas ocasiones ciencia ficción? No hay que echarle mucha imaginación para ver la realidad y a su némesis, el upside down, esa realidad paralela bastante “raruna” como dirían los amigos de la Hora Chanante. La pregunta que me viene ahora es ¿en cuál de las dos realidades vivimos como profesionales del diseño y la publicidad?

Una pequeña pista: en el UPSIDE DOWN

Mientras durante las últimas décadas el negocio de la publicidad y diseño gráfico fue un “territorio fértil” donde no faltaba trabajo, éste estaba bien valorado y abundaban los clientes profesionales, durante los últimos 10 años nos atrapó el Demogorgon y nos vimos atrapados en el UPSIDE DOWN, ese mundo raruno en el que pasan cosas aún más rarunas.

EL DEMOGORGON: esa bestia sin cara que nos ha perseguido a todos desde mediados del año 2000. La crisis llegó sin avisar, o sin ser avisados, y poco a poco nos atrapó a clientes, marketineros, publicitarios y diseñadores entre sus garras y cambió la realidad… ¿para siempre?

Está claro que a día de hoy la realidad no es la misma que hace 10 años, entre las cosas rarunas que vivimos actualmente en el upside down cabe destacar:

Concursos para todo, desde para diseñar un logotipo hasta para idear una campaña 360. En ocasiones nos hemos visto concursando con más de 10 agencias para un proyecto… de cuyo nombre prefiero no acordarme. Aunque hace ya 2 años que no nos ofrecemos a estos abusos. ¡Abstenerse maltratadores!

SITUACIONES PSICOTRÓPICAS: una vez, en uno de esos concursos promovidos por los departamentos de procurement, nos llamó el jefe de compras de una reconocida multinacional para comunicarnos que no habíamos ganado pero que les gustaba mucho nuestra propuesta y que si podíamos tener la gentileza de entregar nuestra idea a la agencia ganadora ¡toma ya! En ese momento no tenía claro si era un sueño o un episodio de LSD. Lo peor es que era real, el que llamó aparentemente no se cortaba ni las uñas.

OK, accedes al concurso, le dedicas días y días de trabajo, lo pules, lo presentas y alguien decide que no le encaja tu propuesta, normalmente es “el iluminado” de última hora. Pues hay suerte si te lo llegan a comunicar (se han perdido las formas), así que de remunerar por la propuesta mejor ni hablamos…

¿Y qué decir de cuando ves que la propuesta seleccionada se parece misteriosamente a la tuya? A quién no le ha pasado. Aaarrrrghhh, aquí lo mejor es denunciarlo y si es necesario informar también a los CEOS de la compañía para que no vuelva ocurrir, al final estamos hablando de robo, por ignorancia o caradura, pero robo al fin y al cabo.

Cuando los días se hacen eternos, con pagos a 90 días e incluso más.

El tiempo de descuento, pero no como en los partidos de fútbol, que es tiempo extra, sino más bien un: “Oye, ¿me podrías hacer un descuento?” cuando ya te han aceptado la propuesta y das por hecho que también el presupuesto. Esta tercermundista costumbre debe venir del antiguo regateo en los bazares ¡qué pereza!

Aunque parece que poco a poco están cambiando las cosas y se ve la luz más allá del túnel, ¿acaso alguien ha visto a la niña Eleven? Si es así, que nos la presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TRABAJA CON NOSOTROS


RIDERS DE LA COMUNICACIÓN

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies