30 abril, 2018 oneasy.es

EL ELENCO

El elenco

I want to know the truth!, I want to know the truth!, grita El Imberbe Despiojado. Fuma porros, fuma colas y sopla velas. De lo otro, no sopla; sólo sopla el viento del amanecer.

Los Vaqueros Asesinos han hecho acto de presencia, así, de sopetón, como les gusta a esos miserables hijos de perra. Te han amputado unas cuantas extremidades y, hasta hace un rato, te perseguían con la sierra eléctrica caliente, viscosa y con tropezones del vecino. Tenemos que acabar con ellos si pretendemos descansar. Ese es el dilema: si liquidar a los vaqueros o a los vecinos.

Ármate de valor y baja a la cocina a desayunar, seguro que está esperando El Niño Atento. ¡Mírale! Como siempre, agazapado, inmóvil; sólo sus ojos dicen y espera recibir unas migajas de cariño, se conforma con bien poco. Pero él lo sabe todo, es El Niño Atento y no quiere que termine. Ha permitido que El Vampiro regrese y se postre con su capa detrás de la cortina bamboleándose al son del viento y de Vanessa Atlanta.

Más tarde, vendrá El Viejo del Zurrón; como siempre, desnudo y con su saco en bandolera. Se sentará en la silla ergonómica con ruedas de carreras. Se acicalará el sombrero, sacará el cuchillo y, con su culo al aire, empezará a comer queso curado, muy curado. No molesta, sólo ensucia, que es más engorroso.

Que termine la merienda y empiece el espectáculo: los niños se han quejado de dolores bucales. El Enano del Martillo espera el gran silencio; entrará en sus habitaciones; subirá a sus almohadas de un salto mortal; levantará con fuerza el martillo hidráulico y les golpeará los dientes hasta destrozárselos, para que vayan ahogándose poco a poco, mientras dormitan con pesadez, en su sangre dulce y caliente. Ellos lo desean, porque siempre obtienen su recompensa; es el precio que hay que pagar, y es mucho mejor que cantar en un coro con más niños, en un sótano lúgubre. La colada no puede esperar más, ha sido una auténtica sangría.

Y te preguntas: ¿esto ha pasado de verdad o es sólo el germen de un spin-off psicotrópico?

Sólo quiero saber la verdad.

Óscar Nuño ©

Tagged: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TRABAJA CON NOSOTROS


RIDERS DE LA COMUNICACIÓN

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies